domingo, 15 de enero de 2017

Jabón de glicerina con niños


El otro día mi hijo y yo hicimos jabones de glicerina. Es una actividad perfecta para hacer con niños, ya que no tiene riesgos como los otros jabones y a ellos les encanta hacer experimentos, además después de hacer sus propios jabones se preocupan más por lavarse las manos.
Nosotros hemos usado estos moldes de calabazas y ataudes, no es Halloween pero son los que ha elegido el enano, asi que si hay que hacer calabazas y ataudes en enero pues se hacen.





 INGREDIENTES:

* Base de glicerina cristal, la que yo uso es completamente natural, elaborada con aceites vegetales, entre ellos un alto contenido en manteca de karité, libre de productos químicos o sintéticos.
* Colorantes, yo he usado sólamente cúrcuma (especia) para darle color naranja, aunque se puede usar también canela (marrón) o chocolate puro en polvo (marrón) son ingredientes que podemos tener en el armario de la cocina, completamente naturales y asequibles. También se puede usar polvo de remolacha (rojo), polvo de spirulina (verde) o colorantes naturales que venden en tiendas especializadas.
* Aceite Esencial de Naranja, para darle olor, unas gotitas, ¡cuidado! que es fotosensible, no hay que pasarse.
* Alcohol de 96º en un bote de spray.




 PREPARACIÓN:


Ponemos al baño maría en un bote de plástico la glicerina, si la ponemos cortada en trocitos se fundirá antes. Hay que evitar que hierva, le podemos ayudar dandole unas vueltas con una cuchara y en cuanto esté fundida la sacamos del fuego.







Como nosotros queríamos hacer el jabón con dos capas de colores, hemos echado en un bol una parte de la glicerina y le hemos echado cúrcuma al tuntún, hasta que nos ha parecido bien y otra vez a darle vueltas, lo que nos ha pasado es que se ha empezado a endurecer la glicerina y he tenido que ponerla al baño maría de nuevo, asi que cuanto más rápido se haga este paso, mejor. El aceite esencial se le echa ahora, justo al final, porque es volátil y no se puede calentar en el fuego.

Hemos puesto la mecla en dos moldes de calabaza, medio llenos, porque queremos que sean de dos colores. Ahora se le echa un poquito de alcochol en spray por encima para que no le salgan burbujitas.
Nos ha sobrado un poquito que hemos reservado para luego, la glicerina se puede volver a derretir, asi que si sobra algo se puede guardar para otro día.
Se nos ha ocurrido que podría quedar chulo poner algo dentro del jabón, asi que les hemos metido una rodaja de mandarina, no se que pasará con la mandarina dentro de unos días, asi que lo tomaremos como un experimento.
Por último hemos echado encima la glicrina transparente que nos quedaba en el bote de plástico, hemos llenado hasta arriba los moldes, y le hemos puesto un poquito de alcochol encima.



Lo que nos ha sobrado lo hemos mezclado con lo que nos había sobrado antes y lo hemos derretido y mezclado y ha llegado para llenar un hueco del otro molde, un ataud.
Lo hemos metido todo a la nevera y en una hora más o menos ya estaban listos nuestros jabones.